La solicitud llega después de que el TSJC haya desestimado suspender la prórroga de las restricciones en estos sectores

La Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) ha planteado a la Generalitat la posibilidad de poder realizar una prueba piloto en diferentes locales de Barcelona para reabrir actividades de restauración y de ocio nocturno con seguridad sanitaria, sin necesidad de llevar mascarilla ni de guardar distancia.

La petición llega después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) haya desestimado suspender la prórroga de las restricciones impuestas por el Govern en estos sectores para combatir el covid-19.

La pretensión de Fecasarm al presentar el recurso al tribunal era doble. Por un lado, quería suspender la prórroga del 5 de febrero de las restricciones horarias a la actividad en bares y restaurantes. Por otro, la prohibición a las salas de conciertos de disponer de servicio de bar. El alto tribunal ha rechazado en un auto ambas peticiones.

La asociación catalana ha elevado aún más su petición tras considerar que las prohibiciones aprobadas por el Govern son «arbitrarias, injustificadas, ineficaces, desproporcionadas, discriminatorias y contraproducentes». También había destacado que causan «daños irreparables» en muchos de negocios.

DETALLES DE LA PRUEBA PILOTO

En cuanto a la prueba piloto, se propone poder realizar test a la entrada de los locales a todas las personas que acudieran y se instalarían aparatos que eliminan con rapidez las gotículas y aerosoles que transportan el virus de la covid-19.

El secretario general de Fecasarm, Joaquim Boadas, ha asegurado que se encuentran a la espera de que la Generalitat acceda al encuentro con la empresa impulsora del sistema y que el Procicat valide la prueba piloto. Estaremos atentos para más información.