Un mágico atardecer con Laurent Garnier: Así vivimos Brunch -in The Park #2

Segundo capitulo de la temporada

Como ya es habitual en estas fechas, se celebra el Brunch -in The Park en Barcelona. Un evento que reúne a los mayores exponentes del techno y tech-house para regalarte un magnifico atardecer dominguero en uno de los lugares más bellos de la capital: Els Jardins de Joan Brossa, un parque ubicado en la majestuosa montaña de Montjuïc.

En nuestra ocasión asistimos al segundo capitulo de la temporada, tras el paso de Marco Carola y Paco Osuna, encargados del Opening de la temporada. Como viene siendo rutina en Brunch, asistimos a un SOLD OUT.

Casi 5000 personas se reunían una nublada (pero calurosa) tarde de Domingo para recibir a uno de los grandes del genero: Laurient Garnier.

Comenzó la tarde en els Jardins de Joan Brossa y nuestra primera parada fue el Escenari Verd, donde Ana Helder ya estaba haciendo bailar a los que allí se concentraban con sus sonidos algo estridentes pero que no permitían un segundo de descanso.

Ana Helder Escenari verd
Ana Helder Escenari verd

Acabando Ana, nos disponíamos a bajar al Escenari Principal para disfrutar de los últimos compases de Molly antes de dar paso al gran atractivo de la tarde. Su gran energía en sus mezclas y tracks no nos dejó percatarnos de que ya nos encontrábamos a las puertas del gran Garnier. El Escenari Principal  se llenó en cuestión de segundos para no perderse ni un detalle.

Escenari Principal
Escenari Principal

Laurient Garnier supo como enamorarnos de principio a fin. Su increíble directo nos alegro una tarde que parecía arruinada por la lluvia. Su sesión pasando de los sonidos más básicos del techno y tech-house hasta casi llegar a los sonidos más oscuros del genero, nos dejaron bailando con tantas ganas que nadie se percató de la lluvia veraniega que caía sobre nosotros. Aunque la lluvia no hizo más que darle epicidad al momento.

Nuestra experiencia es incríblemente buena. Brunch sabe cómo hacer las cosas y mantener a sus asistentes contentos. A nuestra llegada no tuvimos que hacer prácticamente cola, ni para entrar ni para pedir nuestra consumición.

La gran idea del Brunch de permitir la entrada de comida y bebida no alcohólica hizo que nuestra experiencia fuese increíblemente mejor que en cualquier otro festival.

La inmejorable sensación de ir de picnic con tus amigos y tener la ocasión de escuchar a los mayores exponentes del techno, hacen que Brunch sea una de las citas indispensables del verano en Barcelona.