Una sexta edición agridulce: así vivimos Barcelona Beach Festival 2019

Sexta edición consecutiva

Por sexta edición consecutiva, Barcelona Beach Festival, se celebraba en la playa de Sant Adrià del Besos uno de los festivales más multitudinarios del verano español. Con un lineup cargado de estrellas como DJ Snake, Alesso, Armin Van Buuren, etc… No se espera menos de la organización…

Antes que nada, aplaudir la rápida actuación de LiveNation tras la cancelación de Steve Aoki. Reordenar a los artistas no debe ser tarea fácil.

Aunque también hubiese sido algo de ayuda alguna explicación por parte de la organización en las inmensas pantallas que conformaban el escenario o por megafonía, ya que nadie sabía los horarios tras la cancelación y, ni mucho menos, nadie sabia que al final los encargados de cerrar serían Dimitri Vegas & Like Mike.

Nuestra experiencia

Empezaremos por la poca comunicación que hay entre la prensa y el festival. La nula comunicación prensa-festival ha dificultado la preparación de entrevistas o acuerdos para realizar una mejor cobertura.

Pasando a hablar de la entrada, imagino que dependerá mucho de la hora de entrada de cada uno. Por nuestra parte no tuvimos gran problema en entrar, ya que habíamos recogido la pulsera con anterioridad. Había algo de tapón ya que la gente intentaba entrar por la zona por donde accedía la gente con pulsera sin tenerla previamente.

Tras la confusión (y media hora después), conseguimos entrar al inicio del set de Alesso. Un set plagado de temas icónicos como Under Control, Sweet Scape o If I Lose Myself. Todo ello junto con una increíble producción del escenario y el juego de luces y pirotecnia.

Nos sorprendió el bajo volumen durante la sesión. Decir que estábamos situados justo en la »torre de control» donde, en teoría, mejor debería escucharse.

Tras Alesso, era el turno de los imparables W&W, y digo imparables porque su set fue un sinfín de drop tras drop. Sin parar. Non stop. Nos agotaron con Rave after rave, Repeat After Me o el Crowd Control. Seguíamos con el volumen algo bajo.

Tras W&W seguimos con David Guetta. No hay palabras para definir su set. Clásico, quizás. Vimos algo de Jack Back, aunque menos de lo esperado. En definitiva, lo que viene (y ha venido) siendo David Guetta: un muestreo de sus iconicos temas y sus nuevos temas pasando del Big Room al Latino. Empezábamos a tener mejor sonido.

Turno para Don Diablo. Nos encandiló con su Future House. No faltaron temas como Cutting Shapes, Save a Little Love o Momentum. Nada malo. Quizás el fallo era ponerlo entre tanto Big Room, algo relajado para lo que venia siendo la noche. Ya teníamos buen sonido.

Cogía las riendas del increíble mainstage Armin Van Buuren. Para mí, lo mejor de la noche. Una sesión completa: algo de A State Of Trance para los más amantes del genero, algo de Psytrance para los más comerciales y terminó con sonidos más duros para dar paso a DJ Snake.

Imagen

DJ Snake: lo esperado, almenos para nosotros, ya que parece que muchos solo fueron a escuchar Taki Taki o Loco Contigo. A nosotros, nos enamoró con sus ya clásicos Pigalle, Let Me Love You o Get Low.

Dimitri Vegas & Like Mike fueron, contra pronostico, los encargados de cerrar el festival. Lo hicieron como suelen hacerlo. Un show que no dejó indiferente a nadie. Crowd Control o Untz Untz fueron los temas más aclamados de la sesión.

View this post on Instagram

Tag a friend 🔥

A post shared by Dimitri “Vegas” Thivaios (@dimitrivegas) on

Pasando a hablar de colas, no tenemos ninguna queja. Obviamente todo depende de la hora a la que vayas, pero por nuestra parte no tuvimos tiempo de espera ni para cenar ni para pedir agua, ni en los lavabos.

Cosas a mejorar

La contratación de otra empresa de seguridad. Nuestro caso no fue tan desagradable, pero queremos dar voz a Daniel Rodriguez, que tuvo una experiencia no tan buena: a su amigo le lanzaron una botella de cristal con arena dentro, lo que le causó una brecha en la cabeza y 9 puntos de sutura. Aquí os dejamos el HILO con la explicación:

Además no nos queremos dejar los numerosos mensajes que nos han llegado de gente colándose, menores entrando sin autorización o incluso gente entrando sin que le revisen ni cacheen, Todo esto estando en alerta 4 de terrorismo en España. Impensable en un evento con 30.000 personas.

También comentar los encargados de vigilar valla de la playa no estaban muy por la labor: estaban en piña hablando entre ellos dejando zonas sin vigilancia y la gente aprovechaba para hacer sus necesidades ahí mismo.

Cambiar la ubicación. Es más que necesario. Es inaguantable estar más de 12 horas respirando polvo de la arena, con arena en los pies y el pelo (Sí, en el pelo. Algún impresentable se dedicó a lanzar arena al aire).

Además de que estar en la arena agota más que en otro lugar. Festivales como el Primavera Sound o DGTL Barcelona se celebran a escasos metros de donde el BBF donde hay una mejor infraestructura para ello.

Variedad en el cartel. No solo existe el top 10 de DJ Mag. Hay otros 90 buenos DJs, o incluso más que no están si quiera en la lista.

Cosas mejoradas

Increíble puesta en escena. Un escenario mejorado y a la altura de las grandes citas europeas. Una gran producción técnica.

0 colas en las barras. No tuvimos que esperar más de 2 minutos en las barras de comida y/o bebida.

En definitiva: BBF solo mejorará si ellos quieren. Tras 6 años, es el momento de dar el paso y crecer como festival. Adaptáte o muere.